CR. Lo que vendrá, vendrá. No espero nada. Luissiana Naranjo

Cambié mucho físicamente en diez años pero aún soy la niña que se mece en el árbol de mangos con los ojos cerrados, la que se asombra al descubrir el olor de la tarde lleno de pastos, cortezas y tréboles.
Nunca he envejecido desde adentro, tal vez más llorona, porque muerdo demasiado la sensibilidad. Me cayó prontísima la edad en mi cuerpo pero estoy viva y muchos de los seres que amo. Si me falta camino, por ahora estoy plena y satisfecha, ya lo que vendrá, vendrá. No espero nada.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s