CR-LA CRUZ-ARGENDORA. Aquí no pinta, las pintas de enero. Marianela Vega

Enero siempre lluvioso está resfriado. Inicio el año bastante seco sin los fuertes aguaceros que para estas fechas cargan de lodazales los caminos. Unos cuantos chaparrones han caído y no alcanzan para remojar la tierra, si acaso, refrescan la basura que dan un respiro temporal a las matitas que por ahora sólo tienen dos hojas.
Las frijoleras piden lluvia a gritos pero el cielo diáfano con sol radiante mandan señales equivocadas.
El canto de un gallo a deshoras, unos congos al final de la montaña, los curres desgalillados en la rama de un laurel o el guaco en un árbol seco hacen soñar a la gente que labra la tierra «va a llover, va a llover, ahorita llueve esos bichos están llamando el agua»
En el firmamento grandes nubes blancas aumentan la angustia, mientras, nubarrones achatados y grises devuelven la esperanza «Cómo hacer para detenerla y que suelte toda esa aguita» Dice la señora, que con la vista la sigue hasta perderse por el otro extremo del bosque.
Terminó el día, no llegó el aguacero, la tarde pintó de anaranjado y destellos dorados las cumbres de la montaña.
«Si la cosa no cambia, nos quedaremos sin cosecha» sentenciaron los viejos del monte, mientras fruncían el seño al bello atardecer.
Así es el campo, y este es el pan de cada día, malas cosechas, altos costos en la producción, condiciones meteorológicas adversas, plagas y el abandono total del Estado los tienen hundidos en la ruina.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s