CR-VENEZUELA. Pasión. Por César Olivares

Faltaba una hora para la medianoche del 31 de diciembre. En el celular se acumulaban mensajes de año nuevo y buenos deseos. Una mirada de vez en cuando. Uno de ellos me llamó la atención por la fotografía que lo acompañaba, la misma que copio en este comentario.

Mi buen amigo Freddy Miranda publicaba a esas horas una fotografía que a primera vista me pareció expresar el deseo de abundante comida con abundancia de dinero.

A mi, francamente, no me atrajo el alimento, pues de aves no disfruto en las fiestas de fin de año, sea pavo o ganso, pato, gallina guinea, pechuguitas de faisán, pollo o gallina. Me inclino por los pecaminosos animales de pezuña partida.

Tampoco me atrajo la estiba de billetes, no porque rechace el dinero sino porque lo prefiero en cuentas de bancos estatales. Los bancos privados me producen alergia y los billetes amontonados los relaciono con el narcotráfico y su modo de vida nada envidiable.

Pero no era nada de eso. Estaba subestimado la fuerza de la pasión de Freddy. Mientras estábamos enfiestados, el 31 de diciembre a las 10 y 40 de la noche, Freddy estaba pensando en el pueblo de Venezuela.

Esto fue lo que escribió: “Ese montón de billetes venezolanos es lo que vale un pollo en la Venezuela de Maduro. Todos esos billetes equivalen a 1349 colones costarricenses. Con un billete de 100 mil bolívares se puede pagar una fotocopia o comprar un huevo. Esa fue la realidad de ese país en el 2018 y para el 2019 qué se espera, pues lo mismo”.

Freddy, que muchas veces ha dicho no creer en datos oficiales, nos ofreció el 31 de diciembre un dato sobrecogedor: un huevo cuesta 100 mil bolívares en Venezuela. De dónde sacó el dato no lo dice, como para que no descubramos cuáles son sus fuentes confiables.

Yo tengo un dato tomado de la prensa recalcitrante de derecha y de la prensa recalcitrante oficialista, de los líderes del gobierno y de los líderes de la oposición. Todos ellos coinciden en que el salario mínimo en Venezuela es de 4500 bolívares mensuales y era así el 31 de diciembre.

Entonces Freddy se quedó corto, no nos dijo lo más importante. Según sus datos del precio de un huevo, una persona que gane el doble del salario mínimo tendría que trabajar más de 11 meses para comprar un huevo, un solo huevo.

En próximos capítulos Freddy Miranda explicará otros detalles de esa Venezuela en la que un huevo cuesta 11 meses de trabajo. Explicará las transformaciones biológicas, físicas y mentales que hacen posible la sobrevivencia humana en un país en el que un plato de comida cuesta varios años de trabajo. Un desfase monumental. Si para comer un día tengo que trabajar mil días, ¿cómo me mantengo los otros 999 días? ¿Una nueva aritmética?

Esperamos ansiosos los nuevos descubrimientos de mi apasionado amigo.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s