CR. Hablando de huelgas y vagos. Manu Zúñiga

el

Por Manu Zúñiga. Asesor Pedagógico. MEP

Para algunos la huelga es un instrumento perverso, diabólico que solo sirve para generar caos. Ven la huelga como la culminación de la vagancia de un empleado que cínicamente quiere cobrar salario, de forma confortable, sin trabajar. Pero que tanto conocen de las huelgas y su importancia.
Para ello vamos a parafrasear a la BBC. Sobre las satanizadas huelgas y su posible importancia. De acuerdo a esta cadena internacional hay hitos mundiales relevantes de las huelgas como son:
1- La revuelta de Haymarket (1886) en los Estados Unidos; contra las jornadas de 14 horas, la primer protesta fue el 1 de Mayo y llegó a su punto más álgido el 4 de mayo de 1886, donde mueren un policía y 38 obreros, asesinados por la policía y que un año después culmino con un proceso judicial donde se ahorcó a varios dirigentes sindicales. A esos trabajadores asesinados ese 4 de mayo se les conoce como “Los mártires de Chicago” y gracias a esas protestas obreras usted goza de la jornada de 8 horas diarias.
2- En enero de 1905 campesino y obreros rusos se oponen al Zar Nicolas II y luego de un fuerte baño de sangre al enfrentar la Guardia Imperial en lo que se conoce como el domingo sangriento, logran la jornada de 8 horas, la libertad de expresión y derecho a tierras y culminaron con la deposición del Zar años después.
3- En 1980 en Polonia se dio una huelga de más de 17 mil trabajadores que logró sumar a muchos otros obreros en solidaridad de empresas vecinas y logró el derecho a huelga en este país y el derecho a organizarse libremente, que anterior a ello no existía.
4- En 1979 Lula da Silva al frente de 170 mil trabajadores logra paralizar el corazón metalúrgico de las empresas de Brasil y obliga a la dictadura militar a decretar aumentos salariales para los trabajadores.

Pero es evidente que al empleado privado no se le convence fácilmente sobre la necesidad de las huelgas como instrumentos legítimos de lucha de la clase trabajadora y como los derechos que gozan tanto empleados públicos como privados, no son privilegios, sino pequeñas victorias arrancadas al patrono a golpe de fuego y sangre.
El derecho a maternidad remunerada es uno de esos logros de las luchas obreras en la I Conferencia de la OIT, celebrada en Washington en 1919, se acordó con el apoyo de cuarenta estados, el descanso obligatorio de las mujeres durante las seis semanas posteriores al parto.
Las vacaciones pagas son un logro del Frente Popular francés formado por comunistas, que llegan al poder y aprueban el goce de días pagos sin trabajar en 1936; gracias al gobierno socialista de Leon Blum.
El concepto de pensión surgió en 1684, donde el empleado nuevo pagaba una cuota de su salario al empleado que le cedía el puesto por edad. Y luego se fue expandiendo a otros países con la finalidad de proteger al trabajador y sus familias.
Para el caso costarricense son derechos adquiridos en la lucha social y plasmados en el Código de Trabajo de 1943: ornada de ocho horas diarias, salario mínimo, prestaciones, derecho a sindicalizarse, pago de horas extra, cuando menos un día libre a la semana, vacaciones pagadas, derecho a cesantía y las razones específicas por las cuales un empleador puede despedir a un empleado sin responsabilidad patronal. Cabe decir que esos derechos se los debemos al Partido Comunista, al doctor calderón Guardia y a Monseñor Sanabria principalmente.
Esos derechos que usted goza hoy no son una dádiva de los cafetaleros de la época, no son una dádiva de la UFCo, de los poderos del país, sino el producto de las grandes huelgas obreras organizadas desde la década de los 30s por el Partido Comunista y que recogen esos derechos de la clase trabajadora en este documento.
Entonces antes de que usted hable de las huelgas y lo malo que son para el país es importante que hable de esos logros de los cuales disfruta y que nunca hubieran sido posibles, sin la existencia de comunistas y de importantes luchas sociales contra los dueños del capital.
Es más hubo toda una resistencia patronal a reconocer esos nuevos derechos de los trabajadores. Principalmente en las zonas rurales donde aún hoy día muchos de esos derechos no son reconocidos.
Por tanto antes de hablar de esos vagos que vamos a huelga usted debería renunciar a todos esos derechos que huelguistas y vagos han logrado para usted o al menos de la forma más digna guardar silencio.
Sería más loable se una a las personas en huelga y de esa forma demuestre que entiende que los derechos se construyen y se logran luchando por ellos y no en la mentalidad dócil y sumisa que desea tu patrono (sea este público o privado).

No hay distinción en los derechos laborales y por ello como trabajadores debemos ser solidarios con otros obreros. Nosotros no somos dueños del capital y solo vendemos nuestra fuerza física o mental a un patrono y de esa forma le generamos una enorme riqueza que nunca llegamos a disfrutar y ni siquiera a soñar con ella.

Puede compartir si así lo desea.

Notas.
Seitz, Max. “4 grandes huelgas que cambiaron el mundo”. Tomado de

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s