CR. Antonio Saldaña. Por Adricin Alarcón

el

Último cacique de Talamanca, Antonio Saldaña, murió envenenado en 1910 por oponerse a los saqueos en su pueblo y no permitir las exploraciones mineras y petroleras
……..
Las honras fúnebres del Rey Antonio Saldaña se realizaron con cánticos y ritos; hicieron un baile y le dieron siete vueltas a su palenque. Llegó gente de todas partes y las celebraciones duraron ocho días.

Don Simón Mayorga recuerda lo siguiente en una entrevista que le hicieron en 1983: “Las ceremonias eran muy sagradas, como cuando los padres hacen la misa ahora. Tenía una guacamaya allí, y cantores especiales a los que nosotros llamábamos Jstök que entonaron muchos cánticos. Ellos se quedaron especialmente para eso, para consagrar a los muertos. Ellos lo resucitaban, los mandaban para donde tenían que ir. Este asunto es largo, yo no lo aprendí todo porque estaba muy pequeño.” Tomado del libro: Talamanca ayer y hoy.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s