CR. Yo no aplaudo al Canal 7. Marcos Chinchilla Montes

*Yo no aplaudo al Canal 7*
Marcos Chinchilla Montes

Hoy nos informaba Canal 7 que había procedido a despedir a Francisco Blanco, comediante que la empresa había contratado dis que para animar las actividades de fin de año transmitidas en su medio de comunicación; el citado saca rizas externó ante cientos de miles de personas un chiste no solo de pésimo gusto, sino también justificando e incitando a la violencia familiar.

Cualquiera diría que el despido con el que procedió Canal 7 fue la acción correcta luego de tachar la intervención del susodicho como “absolutamente inaceptable”; sin embargo, es importante recordar que este medio de comunicación ya es reincidente en esa clase de actos.
El 28 de marzo del año 2016, Catalina Mendieta una de las “panelistas de lujo” que intervino en el programa Buen Día, le recordaba a la audiencia que desde su vivencia los hombres habían sido hechos para liderar, que las mujeres debían seguirlos y respetarlos y entre otras cosas, que la liberación femenina era dañina. Fue gracias a la presión del movimiento femenino – presencial y virtual- y después de varios días ignorando el incendio que se armaba, que el citado medio de comunicación tuvo que solicitar disculpas por la desafortunada intervención de la panelista de lujo.

Desde mi lectura, el problema no radica tanto en un humorista como Francisco Blanco o una modelo como Catalina Mendieta, sino en el propio Canal 7 que ha sido incapaz de ponerse a la altura de los tiempos, y reconocer que cuando se habla de derechos -indiferentemente de la filiación de la persona-, se tiene que ser consecuente con toda una filosofía y práctica. Si bien es inaudito que la empresa integre a su elenco personas con una nula sensibilidad sobre aquellas condiciones que violentan la dignidad humana, resulta a todas luces inaceptable la ausencia de una política empresarial que acompañe en esa materia a quienes trabajan ahí.

Por el momento, Canal 7 mantendrá a millones de personas en la caverna no solo moral sino también intelectual, y nos seguirá recetando programas como de Boca en Boca, el Chinamo o la seguidilla de novelas que poco contribuyen con nuestra realización como seres humanos.

*Marcos Chinchilla Montes, Paso Ancho CR

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s