CR-SUR. Alquimia brunca. Gilbert González Maroto

Me escribe mi compadre Gilbert Castro “El Brujo”, quien está con “abejón en el buche”, porque en 1965 cuando era gerente del Banco de Costa Rica en Palmar Norte, le vendían “una botella llena de un líquido extraído de una planta que servía para amasar piedras, o sea las suavizan y por eso las esferas las hacían fácilmente redondas”.

Al respecto, Ifigenia Quintanilla dice que “existe gran incertidumbre acerca de las técnicas y los instrumentos usados para convertir bloques de piedra en metates o en otras formas”. Y que “cuando la ciencia no da las respuestas apropiadas o cuando el conocimiento científico está muy alejado de la gente, se generan explicaciones propias”.

Hace un par de meses, conversando con varios indígenas de las riberas del río Térraba, uno de ellos me aseguró haber visto una vasija que al romperse, el líquido que contenía consumió totalmente la piedra sobre la cual se quebró. Este enigma brunca ha trascendido nuestra cultura y se ha afianzado en toda la población de la zona sur costarricense.

Claro, El Brujo ni a putas me dijo que compró la botella mágica; pero me lo imagino debajo del puente de Palmar, tratando de moldear una piedra.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s