CR. Costa Rica ha tocado fondo. Federico Quesada Marín

Nunca creí llegar a ver la Costa Rica que vivo. Viví una Costa Rica en primaria donde habíamos calzados y descalzos. Hoy de esos- de ambos- hay profesionales y no profesionales. Pase mi secundaria en instituciones privadas y públicas. Hoy de una y de otra, mis compañeros son profesionales. Unos pocos no, de ambos. Y de ambos llegamos a la UCR, con beca o sin beca, y nos profesionalizamos. Y en los 70’s la mayoría buscamos la empresa privada, ahí encontrábamos el reto y los buenos salarios, y las oportunidades de escalar con trabajo, honradez, perseverancia y dedicación. Y muchos tuvimos éxitos.

Contribuimos a convertir a Costa Rica de una economía agrícola 100% a una economía industrial en un alto porcentaje. Nuestro único pecado fue desligarnos del campo político. Trabajábamos muy duro en lo nuestro y creímos que tendríamos por siglos los Claudio Volio, los Chico Orlich, los José Joaquín Fernández, los Jaime Solera, los Manuel Mora, los monseñor Odio, los Fernando Coto Albán, los Ulises Odio, los Alexis Orozco, los Carlos Monge y muchos más. Pero como seres humanos que eran, fueron desapareciendo de nuestras vidas. Y una gradería de sol en mediocridad se fue apoderando del poder político, judicial y educativo, una élite cuyos principios era valerse del Estado para enriquecerse a través de salarios de montos exhorbitantes, privilegios y pensiones de lujo.

Lamentablemente con el tiempo tales principios se enseñoraron de la Corte Plena, única institución que hubiese sido capaz de detener la caída de valores, principios y normas conjugados en nuestra Constitución Política. Se convirtieron en cómplices de los que buscaban los denarios exhorbitantes y se olvidaron de los valores constitucionales y las leyes. Se duplicaron salarios, eliminaron topes a sus pensiones, elevaron sus prestaciones a más del doble, establecieron pensiones de lujo, fijaron una contribución del estado a su sistema 5 veces mayor que el resto, y aplicaron leyes e interpretaciones dependiendo del nombre y apellido de los implicados, establecieron mecanismos de juzgamiento donde son juez y parte. Todo esto por supuesto acompañados de la mano amorosa de gobiernos, partidos políticos y diputados complacientes y en la misma línea que aquellos supuestos magistrados.

Por eso no debe extrañarnos a lo que ahora hemos llegado. A lo peor. A lo inconcebible. A lo más vergonzoso. Para seguir sosteniendo sistemas de pensiones discriminatorios y de privilegio contrario a lo que establece nuestra Constitución Política de un solo sistema, se recurrirá a reducir las pensiones de miles de costarricenses que contribuyeron a IVM sobre el 100% de su salario y se les quiere reducir a recibir únicamente el 40% del promedio sus últimos 240 salarios. Si con el 60% la reducción era significativa, con el 40% serán pensiones de hambre. Y todo para que unos miles del Poder Judicial, del Magisterio Nacional, de Diputados y de otros sigan disfrutando de pensiones de privilegio, repito inconstitucionales, y que la Sala Constitucional en específico y la Corte Plena en general han sabido manejar tangencialmente para no tocar su sistema que viola la Constitución.

Costa Rica ha sellado su futuro. De una sociedad solidaria e igualitaria, ahora y a futuro seremos una sociedad clasista y desigual, donde la gran masa de menos recursos sostienen a unos miles privilegiados. Así nacen las revoluciones. COSTA RICA HA TOCADO FONDO. Malditos todos aquellos que nos han llevado a este estado. No hay peor cosa que despertar a un monstruo dormido.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s