CR. Las encarecidas gracias. Sergio Erick Ardón Ramírez

Este enigmático inglés, dado al difícil arte de pensar, es el responsable principal de que yo ordenara mis ideas y concluyera que no era creyente.
En una librería parisina me encontré el susinto libro de Bertrand Russell “PORQUÉ YO NO SOY CRISTIANO”.
De Russell algo sabía, filósofo y escritor, Premio Nobel de Literatura.
La lectura de aquel libro, escrito de forma simple ,sin marañas filosóficas, lleno de sentido común, sin confrontaciones tontas ni estridencias, me fue ayudandio a ordenar mis propias vivencias, para concluir al final que yo tampoco podía estar atado a unas creencias en que no creía.
Sin trauma, sin conflicto, sin drama, en una época como esta al acercarse la Navidad, a mis 23 años, me miré al espejo y me dije: “soy más libre”.

Para quienes pueda ser útil, la traducción libre del pensamiento que acompaña. “Los hombres tienden a tener sus creencias que se acomodan a sus pasiones.Hombres crueles creen en un Dios cruel, y usan su creencia para excusar su crueldad. Solo hombres amables creen en un Dios amable, y ellos serían amables de todas maneras” .

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s