CR. Un debate sindical necesario. Manu Zúñiga

Por Manu Zuñiga. Historiador y dirigente sindical.

Una vez acabada la tempestad viene la calma. La huelga debe abrir un debate necesario sobre la actuación de la dirigencia de la unidad sindical en este escenario.
Por tal razón lo escrito no es para que trolls y personas ignorantes que desconocen el fundamento sindical ataquen y nos llamen vagos o comunistas o seguidores de Albino. Ello porque gracias a esta huelga y la lucha desde los sindicatos ha salido a flote toda esta basura del PAC.
Lo primero que la ciudadanía debe entender es que los sindicatos son lo único que en este momento se interpone entre los deseos de los empresarios y sus representantes del PAC-PLN-PUSC de desmantelar en Estado Social de Derecho que fue construido a partir de los años 40.
La razón es que este modelo de Estado acuerpa la prestación de servicios sociales a la población de forma gratuita. Sin embargo para los empresarios, esos que evaden impuestos, es mejor privatizar esos servicios para que la población pague. Para aquellos que indiscutiblemente van a quedar fuera su único consuelo será vivir en un país democrático y la represión policial; además de en pocos años migrar tras el sueño americano, como hoy lo hacen caravanas enteras de centroamericanos.
Pero bueno sigamos hablando de lo que nos ocupa. Desvirtuar al sindicato es quitar a un enemigo; ya se habla de que se está creando en el MEP una asociación solidarista que es una trampa mortal para el sindicalismo como lo fue en la empresa privada.
La asociación solidarista solo sirve para darte uvas y manzanas en diciembre y con tus propios ahorros; y lo digo yo que trabaje en una empresa de Zona Franca(también exoneradas del pago de impuestos) y se de lo que hablo.
Pero bueno la crítica necesaria es cual ha sido la actuación de los gremios de educación: ANDE, SEC Y APSE. Y lo hago como un debate necesario y una crítica constructiva para mejorar, en vista de las luchas que se vienen a corto plazo.
Lo primero es que se debe rescatar es la unidad sindical, es la única forma de poder hacer frente a los problemas que se nos vienen.
Sin embargo hay cosas que es necesario decir y que cada uno asuma la responsabilidad de sus actos y que sirva a los afiliados como insumo a lo interno de los cambios que deben orquestar si quieren un mejor sindicato.
Preocupa que un dirigente sindical sea premiado por el gobierno en una Junta Directiva de Banco Popular. O le sirve a Dios o le sirve al diablo.
Gilbert Díaz por dignidad debería renunciar a su puesto de líder sindical. Igual el SEC obligatoriamente debería cambiar sus estatutos para lograr procesos democráticos de participación y representación. No es sano la perpetuación de una persona en el poder, como tampoco lo es que lo sean sus lideres regionales. No es posible que se pida ciertos cursos recibidos para ser parte de las estructuras que son dados a unos pocos ungidos de la Directiva Central y que son fieles testaferros del poder en las regiones que representan. Eso hace que el poder sea completamente vertical y se pierde la horizontalidad!!!
Para ANDE es la misma situación de representantes que están para su líder y no para sus bases. Personas dóciles al mandato de la Dirigencia Nacional que se niegan a cuestionar al dirigente y menos aún a exigirle.
APSE ha dado pasos importantes en la democratización del sindicato; pero debe dar importantes pasos en la formación política de nuevos cuadros en el poder!!!
Esta lucha demostró que la Unidad Sindical fue solo en el imaginario y la teoría. Los dirigentes nunca pudieron armar una lucha conjunta, nunca existió un Plan de Lucha. Si lo hubo los que tuvimos que asumir la batuta de líderes improvisados nunca lo vimos.
Nunca hubo una conducción central de la huelga y menos como estrategia articulada. Los dirigentes se conformaron a dar mensajes de apoyo en todas las regiones; pero aún teniendo estructuras organizativas ya constituidas nunca pudieron darles un rol importante como vehículos de lucha.
Faltó organización y claridad en la lucha. Ni APSE, ANDE, ni SEC brindaron una solución conjunta de como enfrentar las luchas y cada zona las asumió bajo un estilo propio y eso llevó a la desmovilización de muchos de sus agremiados.
La información también fue muy restrictiva desde las dirigencias y eso fue una situación muy negativa en esta huelga.
También es sancionable la falta de claridad política de los líderes para leer los momentos de la huelga; cayeron en la trampa del Gobierno PAC-PLN-PUSC y la Iglesia Católica que se prestó para un debate estéril que dejó sin sus líderes al movimiento. Eso fue una trampa mortal en que cayeron y les faltó malicia por la preocupación del que dirán las masas cayeron en un juego no logró construir nada y al final la opinión popular igual emitió su veredicto.
Los gremios están carentes de un cuerpo jurídico eficiente, no hay equipos económicos que pudieran responde en conjunto con el aparato jurídico a la nueva situación. Si algo quedó claro fue que tampoco existió la visión en la unidad sindical de hablar un lenguaje conjunto. Se terminó sacando agua del bote simplemente. Hubo que recurrir a criterios económicos y jurídicos externos para salir del atolladero. Y eso nos debería alarmar ya que muchos hemos abogado por mejorar y renovar al sindicato; pero las vacas sagradas se oponen a cambios profundos que puedan tocar sus intereses mezquinos.
Para muchos asociados el sindicato es un club social que le da 5 días libres al año; para otros es cuestión de ser un representante que cobra una dieta mensual y se convierte en un seguidor ciego del líder.
Para los líderes, los caciques, el sindicato es la opción de un buen salario fuera de las aulas de poder llegar a otras instituciones del Magisterio a ganar jugosas dietas.
Los sindicatos deben erradicar el culto al lider; no es sano que a los agremiados se les construyan esas imágenes de mesías y profetas salvadores. Ya esta huelga demostró que esas figuras mesiánicas no sirven de nada, en muchos casos fueron líderes natos los que cargaron sobre sus espaldas esta huelga.
Para la APSE la conformación de un comité de huelga fue un acto de un impacto ínfimo que se limitó a una carroza en una marcha con los antiguos líderes dando un discurso político.
Pero esas personas que viven del discurso y no son capaces del accionar político. Nunca entendieron de la necesidad de organizar desde un directorio central las diversas luchas regionales para que hubiera una única voz cantante.
En fin hay mucho que decir y esto más allá de ser un intento de destruir es la necesidad de mejorar y renovar no solo las estructuras sindicales y realmente llevar a las dirigencias nacionales personas que tengan un verdadero liderazgo combinado con suficiente formación en estrategias de lucha social. Basta ver que se ha hecho en otras latitudes para asumir y aplicar estrategias más efectivas de lucha social y abogar que se mantenga la unidad sindical pero de forma efectiva.
Por las luchas que se avecinan ni un paso atrás!!!
Siéntase en la libertad de compartir si lo desea.
Hasta la victoria siempre!!

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s