Las cadenas permitidas. Unos explotan a otros y otros consienten sus cadenas. Por, Carlos Manuel M. Jiménez

 

Para que alguien tenga alguien debe no tener, para que existan ricos deben de existir pobres, vivimos en un mundo matemáticamente mancomunado, es decir, las proporciones de los recursos están dadas, en una pésima práctica de la distribución hemos extraído lo utilizable, -vivimos el día con día-, y no estamos seguros de que poseeremos los bienes y los recursos del mañana, y, así las cosas, nos parece bien.

Durante nuestra vida muchos y muchas hemos sido víctimas (o cómplices) de las relaciones de explotación. El que tiene dinero paga al mejor postor, pero tiene dinero también por que el Estado, en su administración, o los pueblos en su gestión como Estado, le han brindado, a aquel o aquella que tiene los recursos, capacidad económica (Calles, Universidades, Hospitales, Alimentos, Electricidad, Agua, y todo lo demás: los recursos sociales son más utilizados por quién ostenta más, “el que tiene más gañote traga más pinol”) , y ésta persona poseedora a utilizado el USUFRUCTO de toda la población para ella establecerse como una persona que posee dinero y que de alguna manera dispone también, de las posibilidades de disfrutar un mejor estilo de vida. (Nos parece extraño pues hemos legalizado la Desigualdad)

Existe la explotación (de aquel que posee más; lo ha explicado muy bien el gran maestro en sus evangelios, debería de interpretarse como ley moral) que ocurre día con día, y aun así, nosotros permitimos que ha este ridículo teatro de justicia le denominemos ‘Democracia’; aquel que tiene se jacta con sus posesiones sobre los demás, se eleva en su rango (en sus sueños) de poder y se eleva sobre los otros, y así controla a través de sus pagos las libertades de los demás, porque desgraciadamente, vivimos en un sistema que le ha dado al dinero todo el poder, y le ha dado a los ignorantes y conquistadores, aquellos que gustan de imponer cadenas de por vida, el poder de valorarnos la vida, el poder de limitarnos los sueños, pero el dinero no tiene el más mínimo poder; en las futuras generaciones simplemente se convertirá en el mal recuerdo, la enseñanza del engaño que casi lleva a la auto-destrucción a la humanidad, que casi destruye la Tierra, pues por ese deseo detestable hasta lo último de quererse llenar los bolsillos como una boca aglotonada destruían los mares, destruían las montañas, destruían las especies, destruían los cielos y los inconscientes, aun así lo consideraban su DIOS, honor de todo respeto, en el pusieron sus altares.

El dinero no tiene poder por que el dinero es nada y tanto es nada, que ninguna especie o bosque o cielo inmortal que vivirá después de que nuestro sueño se acabe, es decir la Tierra es inmortal, la humanidad NO, nada de eso, posee una etiqueta donde se diga éste es mi precio, incluyéndonos a nosotros seres humanos, todo en la Tierra es Libre y no tiene valor, debido a que el único valor de las cosas es el hecho de la hermosa vida que ocurre en ese instante que la podemos ver o amar, en la Tierra la vida NO tiene precio, nosotras y nosotros, simples aprendices de administradores de los recursos ya casi la tenemos al borde de su destrucción, y ella no obstante aún no ha mandado a sus cobradores, -ni lo hará-, porque la locura suicida del luchar por los recursos como si se fueran a acabar es y será únicamente humana, la precisa e infelicidad del convertir todo en aserrín, plástico, humo, y demás desechos de éste mundo Neo-Liberal, sucede solo en la mente humana.

Es aquí donde hay que hablar con claridad de los explotadores y de los explotados; los explotadores no pagan lo justo y esclavizan al tiempo de que saben de que quién les trabaja tendrá que seguir su relación con ellos porque no les queda otra opción, esa es su cadena; los explotadores conservan en cautiverio los acres de recursos marinos, terrestres, productivos, industriales, políticos, legales, sociales, comunales y un millón más, y a los explotados les imponen leyes o monedas para que nunca les puedan utilizar; los explotadores haciendo una galantería muy estúpida de su condición física, de su fuerza, de su capacidad económica, esos machos que dominan a las madres, a las esposas, a las hijas, y a todo su otro género de iguales, al otro par que sin ellas no podríamos llamar humana a la Humanidad, al par que nos trae al mundo, que nos brinda el amor, protección y la alimentación desde pequeños, que nos cuidó y educó, a la persona que es capaz de soportar un patán por compañero (evidentemente omito el caso contrario, ustedes sabrán quienes han sido patanes o no), a las hijas que no saben lo que es un consejo con amor o una enseñanza con esperanza, una dignidad como ejemplo, y todo lo demás, esos explotadores ya obtuvieron todas sus medallas; estos explotadores, creen que por tener el miembro genital que les hace ser machos, pueden menospreciar la capacidad de otra mujer, la ven por encima del hombro, y la desvalorizan, desgraciadamente estamos en el mundo de los ‘machos’ y sus competencias e ideas, mediocres y falsas, construyen la ‘Igualdad’ y la ‘Legalidad’, ¿cómo hemos permitido que estos explotadores con semejante expediente negro y nefasto, sean los que lideren la civilización?, sus actos no representan la mínima capacidad de sabiduría, amor, justicia, ejemplo, ni de independencia personal y de altas capacidades humanas, añoro el día en que el poder femenino se levante en forma de gobierno desde su inteligencia y capacidad, y así construyamos el gran orden de la Igualdad y de la Equidad, entre todo el entorno de vida que nos acoge; desde el fondo de mi corazón considero que todo será construido con amor y con gran perfección, y así serán los frutos.

Los explotadores creen que son buenos, y los explotados les permiten creer la mentira: nunca habrá justicia en el tanto no exista equilibrio, pues el universo en que vivimos es la construcción más perfecta del equilibrio de las materias, de la perfecta organización de las distancias, de la perfecta distribución, de la perfecta armonía los desequilibrios ¡se auto-destruyen!; no es que se cumpla la ley de la Entropía de la Física Moderna, donde se marca la explicación del eterno inicio, del eterno cambio de las partículas a través de la termodinámica particular de los átomos, es decir: la destrucción es creación, no es esto, es que los desequilibrios en el universo se tienden a equilibrar, éste es el verdadero estado, he aquí la razón de nuestras civilizaciones y de sus extinciones, en el tanto no exista equilibrio el mismo auto-poder de construcción del universo moverá los elementos y los ordenará, pero esto es muy elevado para una civilización que no le interesa leer y aprender tanto o más que alimentarse.

Para que la Libertad se construya, las relaciones de explotación deberán de acabarse y de convertirse, -como dije antes-, en un mal recuerdo de estos años, para que esto suceda quienes son explotados deberán de iluminarse y defender su humanidad por entero, no permitiendo abusos, no dependiendo de esos estadíos (que son temporales), confiando en su entera humanidad y en su espíritu interior, en su poder interior, en su gran capacidad humana, que es el que nos ha traído hasta acá; de forma que existimos y somos seres vivos, somos seres capacitados para sobrevivir en una vida independiente y muy lejos de los explotadores; las cadenas se rompen, los imperios caen, las alas se abren y de pronto, se arrancarán pedazos de cielo cada vez más libres hasta que las mismas alas hayan logrado un pacto de libertad en los espacios donde son libres también las aves, perfecciones de éste mundo.

Rosario 7 de Diciembre de 2018.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s