CR. ¿Qué pasa en Costa Rica? Mario Devandas

Que en los últimos 30 años la riqueza se acumula en un grupo cada vez más pequeño de manera acelerada. La acumulación de riqueza conduce a una acumulación de poder.
La acumulación de riqueza obliga a los ricos a reproducir de manera ampliada su riqueza, por eso quieren privatizar todas las instituciones y convertirlas en empresas propias.
La acumulación de riqueza en unos pocos dentro del país se ve fortalecida con las alianzas y subordinación al capital internacional.
Ese poder acumulado destruye toda resistencia. Destruyeron las juntas progresistas con las asociaciones de desarrollo comunal, y como éstas ya no les sirven también las destruyeron.
Destruyeron los sindicatos de la empresa privada valiéndose entre otras cosas del movimiento solidarista. Pero a través del paquete fiscal y del límite a la cesantía ya empezaron a debilitar al solidarismo, aunque sus lideres no parece que se den cuenta. Además un importante sector solidarista esatá cooptado por el sector empresarial.
Impulsaron el cooperativismo, pero permitieron el desarrollo de prácticas corruptas en importantes sectores del cooperativismo, lo cual conduce al debilitamiento y a su eventual destrucción.
Ahora están dispuestos a destruir el sindicalismo en el sector público.
Las instituciones autónomas, empezaron a destruirlas desde le Gobierno de Trejos Fernández, con la eliminación de la autonomía de gobierno. Ahora le dan otro golpe con la regla fiscal y todo conduce a concentrar poder, aparentemente en la Casa Presidencial, pero bien se sabe que el gobierno no es el poder sino un instrumento del poder.
La adicción a la riqueza y al poder conduce a una deslegitimación del régimen democrático y obliga a esos
sectores a recurrir cada vez más a la arbitrariedad y a la represión, demostraciones palpables de su creciente debilidad.
Hacia eso vamos, aunque queramos cerrar los ojos. Insisto se avecinan tiempos tormentosos.
Nuestra tarea táctica es fortalecer la democracia participativa y también la representativa. Nuestro programa de acción debe ser luchar porque la gente, toda la gente, viva con dignidad, lo cual obliga a que la gente, toda la gente, participe de manera activa en la decisión de los asuntos públicos.
Aceptando las limitaciones de nuestro entorno geopolítico debemos fortalecer la unidad popular, impulsar la unidad con todos los pueblos del mundo y aceptar que los ricos tengan derecho a defender sus intereses, pero que no tengan el derecho de imponer sus intereses.
La histórica capacidad de lucha inteligente de nuestro pueblo está frente a un reto de grandes dimensiones. Levantemos las banderas del optimismo, redoblemos nuestra energía en la organización y el estudio y la victoria será nuestra.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s