CR-HUELGA DÍA 74. Calculitos y calculazos. Walter Antillón Montealegre*

Los maestros, los grandes culpables del delito de huelga, reflexionan, se preguntan y nos preguntan.

La miopía, la debilidad, la complacencia con los intereses de los poderosos, la complicidad entre gobernantes y magnates, han impedido en Costa Rica la vigencia de un sistema tributario justo desde los tiempos de don Alfredo González Flores (hace 100 años), y han perpetuado la situación de una Hacienda que arrastra penosamente la crisis fiscal de una administración a otra, hasta alcanzar un punto de extrema gravedad.

Así las cosas, el actual Gobierno enarbola un proyecto de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas que, sin rozar la infección purulenta, prescribe una serie de medidas muy discutibles; pero advierte gravemente: ayy del que se oponga a estas medidas!; quien lo haga está atentando contra el bienestar de los costarricenses.

Las cosas no son así. La Historia del último medio siglo nos haría llegar a otras conclusiones.

¿POR QUÉ no nos dicen cuánto ha costado al País no contar con un impuesto sobre la renta moderno y eficiente desde hace, por ejemplo treinta años?

¿Por qué no se han puesto a calcular cuánto le costó al País la decisión de desmantelar un sistema ferrocarrilero que sólo necesitaba ser modernizado y ampliado?

¿Por qué no se han puesto a calcular cuánto le cuesta al pueblo costarricense la política sostenida por varios gobiernos consecutivos, de hacer que la CCSS contrate con hospitales privados, a precios elevados, servicios que podía haber brindado desde sus propios hospitales? ¿Por qué no nos explican la repentina cuanto masiva expansión de la Clínica Bíblica y la Clínica Católica, por ejemplo? ¿Por qué no calculan el sacrificio, en vidas humanas y recursos materiales, que le cuesta a los costarricenses el desmantelamiento de la CCSS?

¿Por qué no calculan cuánto le cuesta a Costa Rica, en términos de soberanía, de dignidad y de millones de dólares, la cláusula (disimulada en los pliegues del TLC) que permitió a los inversionistas demandar al Estado ante el CIADI y otros paneles arbitrales internacionales?

Todas estas calamidades las han perpetrado presidentes, diputados, ministros y una secuela de burócratas a su servicio, a lo largo de muchos años. ¿Por qué nadie calcula ni publica lo que el País ha pagado a todos esos perniciosos bípedos en sueldos, dietas, pensiones y gastos de representación durante todo aquel tiempo, y hasta la fecha?

(*) Walter Antillón Montealegre es Abogado y Catedrático Emérito de la Universidad de Costa Rica.

*Walter Antillón Montealegre, 21 de noviembre 2018, Naranjo CR

*Compartido por Juan Félix Monteto Aguilar

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Christian Guevara Reyes dice:

    Quiero expresar mi más sincero deseo de sobreabundancia fecal, parasitaria y bacteriana, para el columnista y su prostituta madre y para cada uno de los comentaristas de esta nota, exceptuando a su servidor.

    En mi anhelo que las heses les inunden el poquito cebrero que tienen y que se les salga el caldo pestilente por los ojos para degustación de los gusanos, los tórsalos y las moscones verdes.

    Acepten estas hermosas palabras que les dedico con un gran dedo central extendido a más no poder.

    Me gusta

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s