CR. Alarmante descenso en utilización de transporte público. Gustavo Jiménez Barboza*

Resulta alarmante como se viene dando desde hace años un descenso significativo en la utilización del transporte público en el país. La proliferación de los servicios informales de transporte individual privado (ubers, piratas y otros tantos) claramente han modificado la lógica de desplazamientos de las y los costarricenses. Hoy además, un exacerbado aumento en la tarifa de los buses de San Pedro viene a decirnos que el tema del transporte colectivo de personas no ha sido una prioridad para los gobiernos en este país desde al menos 1995. Parece difícil creer que los defensores de los sistemas particulares de transporte individual no vean que el problema de la movilidad en el país trascienda lo limpio y opulento que se puede ver (y en ocasiones ser) estos servicios. La verdad es que han sido opciones que han venido a precarizar el trabajo en el país, pasándole por encima a la legalidad, y ahora vemos evidente como han debilitado los medios de movilidad de las personas más desfavorecidas (sin dejar de cuestionar al gremio de los autobuseros). Lo cierto es que en tiempos donde se habla a diestra y siniestra de privatización, no hay ejemplos más efectivos de movilidad colectiva que en aquellos países en los que los medios de transporte masivo están centralizados por un órgano estatal, que incluso subsidia los sistemas de movilidad porque comprende que a partir de su eficiencia dejara de percibir costos globales que producen formas de movilidad motorizadas individuales. Lo primordial es garantizar que aquellas personas más excluidas logren tener como mínimo bajos costos y accesos decentes a formas de movilidad. Esto es un deber del Estado. Esto se logra además garantizando un bien común por encima del particular, desincentivando el transporte individual motorizado y no premiándolo como lo ha realizado en los últimos años. Parece que la visión crítica de la movilidad urbana deja de lado las características propias de la estructura social, y se centra únicamente en aquellos elementos de moda sustentable, que son importantes, pero que no son suficientes para comprender quiénes ganan y quiénes pierden sus desplazamientos.

*Gustavo Jiménez Barboza, Paso Ancho CR

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s