CR. El sueño de los pueblos. Carlos Manuel Muñoz Jiménez

Me inclino a pensar que la palabra -pueblo-, como sinónimo contundente de unidad social-humana de un territorio, de unidad de sus culturas, de unidad de sus economías, de unidad sicológica, etc., de significado de país, debe de ser re-interpretada, al tanto de interpretarle como una herramienta de construcción política-social, y al cabo de descifrar otra mejor denominación. Me inclino a pensar que sería mejor llamarle Los Pueblos, porque, ‘los pueblos’ políticamente, históricamente, sí son una unidad, sometida, por quienes les han sometido, por sus conquistadores.

Los Pueblos, Sí son figuras independientes, de historias únicas, se habla, por ejemplo, de los pueblos en América Latina, y a pesar de que la semántica en principio es la misma, es un significado sobre todo administrativo, cada cosa, cada relato de vida, cada sueño, cada justicia, es infinitamente diferente, e independiente. Nos han metido a todos en un gran saco democrático, como efectiva conveniencia administrativa; el principio de la eficiencia es el de poder tener el control sistemático, de modo que, quienes viven y son sometidos puedan seguir siendo sometidos. El gran miedo y la debilidad del sistema democrático (de la Democracia), está en el hecho en que el día que los pueblos, despierten y se den cuenta de que somos MAYORÍA, cuantiosamente numérica, un gran despertar de independencia social y económica, abrirá los ojos en la geografía continental, el día en que ya no estemos atadas y atados a aquellos y aquellas que nos destruyen los presentes y los futuros, es decir, a la clase política que nos administra, una gran égide de Libertad, caminará, y se desarrollará independientemente por los caminos de Los Pueblos de nuestra América Latina.

A saber, ¿cuál es la justicia a la que debemos de seguir? Es anormal completamente, bendecir el trabajo de los mandos políticos, rapaces conquistadores, que no han sido capaces de construir justicia, que no han sido capaces de construir verdades, que nos han engrilletado a sus mentiras, y así han dispuesto ostentosamente de los recursos que ha espaldazos nuestros, se han extraído día con día, año con año, familia con familia de la tierra bendita de América. Como es evidente la ilegitimidad de sus gobiernos, es absolutamente humano y reivindicable, que nuestra actitud política administrativa, -independiente-, decida No tener que seguir manteniendo estas clases monárquicas, y como en un sueño que ha de ser real, a través de grandes consejos de sabias y de sabios, las manos transformadoras de nuestra América, se construyan desde los lugares más recónditos, las nuevas comunidades independientes, ¿cómo así?

En ningún momento se deberá de proceder a la violencia, únicamente necesitamos que corra la voz, que a los pueblos, independientes, esa voz, les declare libres, y de allí, partamos en nuestro nuevo camino, a saber, el de la auto-suficiencia productiva, el de la autogestión de las comunidades, el de la des-gobernabilidad, inaplicabilidad y aplazamiento de políticas, leyes, mandos, de los supuestos gobiernos, que realmente son castigos, por el simple hecho de que no han podido ¡ni podrán! construir la Justicia. Que la voz corra, que se hable de Libertad, que se viva libremente, una gran masa voluminosa que habita en cada país, debe de levantarse y decir, ¡hasta aquí llega ésta vida de esclavitud, he aquí mi nueva vida libre!, ¿quién nos guiará?, la razón única que ha guiado a los pueblos durante todos sus éxodos, la búsqueda inaplazable de la Paz, la Paz, únicamente ella, es nuestra gran guía, pero como ha dicho Gandhi: “No hay camino para la Paz, la Paz, es el camino”; pero, quién sabe más de paz, sino es aquella alma que sueña con la vida justa, cada día de su trabajo y de sus familias, que sueña, con un mundo digno sin guerras ni destrucción, que sueña, con las verdades y no con las mentiras, a saber, miremos a lo interno y seremos guiados, donde habite lo Justo, allí habitará la Paz, entonces, hacia allí caminaremos.

Porque amigas y amigos, no es tan fácil, hay que proceder a desligarnos de lo fácil, de lo que hoy es útil, pero nos ata, de lo que necesitamos pero nos gobierna, las cadenas son mentales, las dependencias son mentales, vivimos atardeciendo cada día, y son magnos todos los atardeceres como es magna la esperanza en el edén Americano, pero no es tan fácil, es decir, lo que brilla, nos deslumbra y eso, nos encierra, preferimos el brillo de una luz opaca, y el verdadero deslumbrar que es a veces cegador, -nos da miedo-, pero no hay que tener miedo, las plantas no han dejado de florecer, han confiado en la luz del Sol, ¿entendemos?, se dejaron llevar por lo magno, y no por temporal.

Que corra la voz, por los pueblos del continente, al pueblo, llamémosle ¡los pueblos, de nuestra América Latina!, que corra la voz y que se construya la nueva Ley de los Pueblos Libres, que ésta ley amanece cada día con nosotras y nosotros, no la hemos visto, porque la Libertad es tan magna, y suprema, que es el primer gobierno de los gobiernos, la primera Ley de las Leyes, es irrevocable e imposible de no sentir, porque cada noche cuando dormimos nos golpea en la mente, y siempre nos ha llamado, y siempre nos ha esperado.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s