CR. ¿Progresista?(que va). Sergio Erick Ardón Ramírez

¿PROGRESISTA? (que va)

“Te estás equivocando. Carlos Alvarado y su gobierno son progresistas, a la larga son aliados”.
“Y como es que se puede ser progresista impulsando una política económica neo-liberal y alineándose con lo más retrogrado del continente en política regional”, contesté.
“Carlos, está a favor del la fertilización en vitro, los derechos de los homosexuales, el derecho al aborto, el Estado laico, solo que las condiciones no son propicias, y hay que esperar”. “Debemos ser comprensivos y pacientes” y agregó, como para dejarme sin argumentos: “La alianza con Piza era un imperativo sino se colaban los ramashekas, y había que hacer concesiones”. “Sin embargo ve que metió a Patricia Mora en el gabinete, y eso ya es muy atrevido”.
Así es que ven las cosas muchas gentes que se dicen progresistas.
El progresismo lo limitan a los asuntos que tienen que ver con los derechos sociales. Ahí se conforman y se pierden.
La verdad es un tanto diferente.
Gentes conservadoras y hasta reaccionarias, están de acuerdo con los derechos sociales. Que los homsexuales se casen está bien. Que los embarazos no deseados puedan ser interrumpidos, ¿porqué no?. Que las parejas con problemas de fertilidad recurran a la tecnología para coronar sus deseos de tener hijos, ¿qué daño hace? Que la religión y la política deben recorrer caminos propios, eso ya lo aceptan hasta en Roma. Una ministra comunista para atender la problemática de la mujer, ¿cual es el problema? es feminista y es capaz.
Hay entonces coincidencia entre muchos progres y muchos conservadores en estos asuntos, que son importantes.
Solo que estos pasos hacía la modernidad no comprometen en absoluto las estructuras económicas, y por eso se puede pensar parecido o igual.
Y es que lo importante no es obligatoriamente lo principal.
Lo principal es lo que atañe a la economía, lo que determina la forma del Estado y las estratificaciones sociales, lo que define el poder.
Piza y los suyos son neoliberales, lo de social cristianos no pasa de ser un recuerdo, lo mismo que el PLN, que dejó en el camino sus arrestos social demócratas. Carlos Alvarado, su gobierno y el PAC han claudicado y se han sometido.
Defienden políticas de claro corte neoliberal como parte de una alianza de hecho con las dos grandes vertientes políticas tradicionales, hoy unidas en una agenda económica que aplauden las Cámaras, y los banqueros, y que goza del aliento del FMI, máximo impulsor global del neoliberalismo.
Es por eso que el gobierno de Alvarado no es progresista y es por eso que no merece nuestro apoyo.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s