CR. Yo soy la hija orgullosa de un dirigente sindical. Naty Serrano Álvarez

Yo soy la hija orgullosa de un dirigente sindical, que dio más de 30 años de su vida a la lucha obrera en el sector privado y público.

El primero en llegar a la oficina, el último en irse. Ese que a veces no cobraba su trabajo y a pesar de trabajar toda la semana, se iba sábados y domingos a las fincas bananeras a apoyar huelgas. Ese que no faltaba a una manifestación aunque lloviera. Ese que se reunía con trabajadores/as del MEP, de la CCSS para que pudieran mejorar sus condiciones laborales.

Yo soy la hija orgullosa de un dirigente sindical. Ese que aunque en la empresa privada lo amenazaran por sindicalizar trabajadores/as de las maquilas y las fábricas, seguía peleando junto a ellxs. El terco. El que hoy estaría en esas calles peleando por una reforma fiscal justa y progresiva.

Ese que nunca nos dio lujos, ni tuvo privilegios. El que nos dejó como herencia luchar y no vendernos.
Así que si usted desde su discurso enajenado cree que el sindicalismo es Albino Vargas y las cúpulas sindicales corruptas, no tiene idea de lo que dice. Habla desde la ignorancia, desde la enajenación, desde el discurso mediático y estatal que nos quiere dormidxs y calladxs; patriotas y veletas. Mientras miles viven condiciones socioecónomicas paupérrimas, y además tienen que pagar la crisis que nos dejó la derecha neoliberal de este país.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s