CR. Llamado. Sergio Erick Ardón Ramírez

En la escuela Ascensión Esquivel de Alajuela- Ascensión Esquivel Ibarra, que fuera presidente de Costa Rica, era nacido en Rivas de Nicaragua- hice mis estudios de primaria.
Entre mis compañeros de escuela los había de todos los estratos sociales. Tanto hijos de familias acomodadas, como de familias muy humildes. Unos pocos incluso iban descalzos.
Así compartíamos aula, vástagos de finqueros, médicos, empresarios y abogados, como de zapateros, panaderos, carniceros, costureras y empleados públicos y de comercio.
Las escuelas, todas, eran públicas y gratuitas y la enseñanza era una, para todos los niños y niñas.
No puedo afirmar que la educación fuera excelente, no lo era, pero si puedo decir que era pareja. Tambien debe reconocerse que no todos los niños iban a la escuela. Los hijos de hogares muy pobres trabajaban desde muy temprano y no asistían a las escuelas.
Compartíamos entonces estudios y juegos sin importar cual fuera el estrato social del que proveníamos. Y eso enseña , mucho enseña. Rompe barreras y prejuicios y ayuda a valorar a las gentes no por lo que tienen sino por lo que son. Así era entonces. Habló de mediados del siglo pasado.
Ahora las cosas son muy diferentes. A las escuelas y colegios públicos van los hijos de las capas medias para abajo. A las escuelas y colegios privados los hijos de la clase media con alguna capacidad económica, y los hijos de los muy ricos a escuelas y colegios exclusivos.
La relación entre niños y muchachos de los diversos estratos sociales, entre los ricos y los pobres es NINGUNA.
Y esto, que parece verse como natural y hasta como conveniente, solo conduce a ahondar diferencias sociales y a provocar ignorancia y resentimientos.
La consecuencia es que tengamos no una Costa Rica, sino costarricas diferentes. Una, muy minoritaria, nadando en la abundancia y hablando inglés, y otra, muy mayoritaria, viviendo entre estrecheces y carencias, a la que se le educa para que sea: o dócil, o haga lo que sea, lo que sea, para subir los escalones y pasar a ser de los de más arriba.
Sabemos que está realidad no da para alegrarnos. Da para preocuparnos.
Si antes nos conocíamos, ahora nos desconocemos. Si antes había grandes desigualdades, ahora esas desigualdades han aumentado. Si antes había mucho que corregir , ahora lo que debe ser corregido se ha multiplicado.
El camino que se ha recorrido es el camino equivocado y explica el porque vayamos dando tumbos, sin rumbo claro.
Ni nostalgias, ni lamentos, SENTIDO COMÚN. El camino debe ser enmendado, si queremos una Costa Rica próspera y sostenible.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s