CR. Reflexión inocente. Sergio Erick Ardón Ramírez

Cuando no pasa una semana sin que alguien conocido de toda la vida muera, se abre una inevitable reflexión. Si, la vida se acaba, nadie nació para vivir eternamente. Y siendo el período tan corto, quienes lo hayan transcurrido mansamente, sin altos y bajos, sin intensidades, sin compromisos, sin riesgos ni sueños, pueden haber nacido, y estado por aquí, pero que hayan de verdad vivido, está por verse.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s