CR-PASOANCHO S. SEBAS. La Plaza y los jugadores. Mario Díaz Corrales*

Hablando de jugadores déjenme recordarles que Paso Ancho siempre ha sido una buena cantera, pues de aquí salieron los hermanos Bermúdez otrora jugadores del Herediano y Sagrada Familia, en aquellos años se jugaba por amor y mucha fiebre al punto que una tarde había un partido en la plaza, entre los jugadores estaba Hernán Morales, quien hacía sus primeras armas con el Deportivo Saprissa y quien ese mismo día a las 11.00 am ya había jugado un partido de primera división, de un momento a otro salió corriendo, se brincó la cerca de su casa que quedaba atrás de la plaza y se encerró, yo no entendía que estaba pasando, pero la gente comentaba que había llegado gente del Saprissa y si lo veían jugando hubiera sido un problema para él, así o más fiebre don Hernán hoy comentarista deportivo, otros jugadores de los que muchos nos recordamos eran los porteros Cuche y Tobicho, los hermanos Vargas hijos de don Matías el de la lechería, también eran muy buenos jugadores, de aquí, de nuestro barrio salieron jugadores como, Manuel Tencha Solano, jugador de La Liga y de San Carlos, su hermano Bernardo Nayo Solano, Nelson Bastos, Mario Lizano, pero no podemos dejar pasar en esta historia a doña Martha una señora bajita de estatura que vivía al frente de la iglesia, ella era súper fiebre y todos los domingos o cuando había partido siempre estaba en la plaza, con otra fiebre Ana mi prima, la esposa de Ulate el chofer de bus, dicen que podía faltar el árbitro pero ellas no, en Paso Ancho habían muy buenos equipos de futbol, por mencionar algunos solamente, recordemos al Vasco da Gama, El Retorno, El Turín, El Indio, El Apa.
Buscando entre la historia me encontré un par de artículos del periódico La Nación que describen la pasión con que se vivían los campeonatos de antaño, voy a adjuntar textualmente los reportajes del año 1957.
Algo muy importante que no debemos olvidar es que la plaza no existe porque si, sino más bien porque hombres emprendedores como Carlos Díaz el lechero del barrio, miembro del patronato de la escuela en compañía de otros visionarios, organizaron turnos, rifas y cuanta actividad podían, para conseguir los terrenos y que hoy podamos disfrutar de nuestra querida plaza.

*Mario Díaz Corrales, poeta e historiador comunitario 

 

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s