CR. Amor propio y dignidad ante todo. Julia Ardón Morera

La infidelidad, hasta donde yo sé, no es delito, y mucho menos puede justificar delitos, injurias, insultos, calumnias ni atentados contra la propiedad del “culpable” por parte de quien se considere “víctima”.
Nada que ver.
Tampoco la violencia.

No.
Amor propio y dignidad ante todo.

Algunas reacciones desmedidas, ridículas o desafortunadas de quien se siente traicionad@ u ofendid@ se explican en el dolor, la herida, etc; pero nunca nunca, puede ser justificadas.

El amor NUNCA es para siempre. Eso es un invento de cuentos de hadas.
Se construye día a día. No hay garantía.

Quienes logran por muchísimos años mantenerse en pareja, con amor, confianza, solidaridad, apoyo mutuo, lealtad e incluso fidelidad si así se lo han prometido, merecen toda admiración y respeto. Pero quien no lo logre tiene derecho a intentarlo tantas veces crea necesario.

Lo que es feo es la mentira. (pero tampoco es delito ni justifica que cometamos delitos contra quien nos mienta)

A las chicas: amor propio, dignidad, autoestima y:
1-Que no te mientan.
2-Que no te escondan.
3-Que no te nieguen.

Quien lo hace: no te merece, y no merece ningún berrinche, mucho menos escándalo ni en privado, mucho menos en público.

Claro que es normal sentir celos. Lo que hay que aprender es a encauzarlos…explicando con serenidad lo que sentimos, escribiéndolo, hablándolo con nuestra pareja, que si nos ama, sabrá ayudarnos a encontrar alivio y a acompañarnos mientras nos reímos de nosotras mismas…lo que nunca debemos olvidar es que un ser amado no es un rehén ni una propiedad nuestra. Es absolutamente libre, como absolutamente libres debemos ser nosotras.

Claro que vas a llorar. Ni que fuéramos de palo. Todas hemos llorado. Muchos hombres también. Es el riesgo de haberse atrevido a amar. El amor no es fácil, tiene sus recovecos, vaivenes y abismos, pero también sus cumbres y celebraciones. Quedémonos con los buenos recuerdos. Agradezcamos lo lindo mientras fue lindo y a otra cosa mariposa, que la vida es ancha, bella y generosa, y amarradas a los resentimientos, reproches y dolores no damos campo para nada nuevo.

¿ Y si se nos va la mano?
Diay? pedir disculpas, volver a comenzar, rectificar, recapacitar y asumir las consecuencias, porque después de un berrinche, un ataque de celos, una agresión a la propiedad de quien decíamos amar, o proferir insultos a quienes consideramos “nos roban” a alguien….pues será poco probable que aquel amor se fortalezca, todo lo contrario: se debilita.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s