CR. Antonio Saldaña. Adricin Alarcón

Antonio Saldaña. Costa Rica.

“Resulta que para 1850, todo lo que era Limón era reclamado por Costa Rica contra el Imperio Inglés que los llamaba la mosquitia. El Gobierno de Costa Rica ni lerdo ni perezoso busca aliados nativos para mantener el control de la comarca. Especialmente para 1860 y 1870, que Limón comienza a aparecer como posible puerto de salida hacia Europa y final del Magno Proyecto de don Tomas Guardia de construir un ferrocarril desde San José.
En 1862 había tres caciques en Talamanca; el principal fue Chirimo; los otros dos, Santiago Mayas y Lapis. Por ley del 25 de julio de 1867, el gobierno de Costa Rica les dio el carácter de jefes políticos. Birche y Willie primos de Santiago Mayas, tomaron el poder a la muerte de Lapis.

Por supuesto abuso de poder, Birche fue destituido por el gobernador de la provincia de Limón. Así, en 1874, el Estado le dio un poder decorativo al cacique Willie, y el poder real a un antiguo oficial de la marina estadounidense, John H. Lyon. Este se había establecido en Talamanca en 1858, donde se casó con una indígena de la real familia. Además, en 1867, Lyon había sido nombrado director de Reducciones en Talamanca. Entonces, el 23 de mayo de 1880, Willie es acusado por un crimen y el gobernador de Limón nombró cacique de éste: a Antonio Saldaña. Saldaña, de unos 20 años (había nacido alrededor de 1858).

Perteneciente al clan Salwak, que significa: dueños del mono colorado, Saldaña fue el rey de bribris, cabécares, teribes, changuinolas y borucas. Era reconocido por unos 3.200 indígenas y por el gobierno de Costa Rica. Era sobrino por vía materna de Santiago Mayas, tenía tres hermanas y también tuvo tres esposas llamadas Oleria, Leonor Almengor y Aurelia Cuéllar, pues se acostumbraba la poligamia entre los bribris en aquella época. El Rey, Antonio Saldaña era un indio joven y bien desarrollado, de 1,80 m. Vestía en forma sencilla, pero se diferenciaba de los demás por llevar sus insignias de oro y el bastón de mando del jefe.

Saldaña fue contradictorio en su trato con el gobierno. Primero se opuso a la presencia de maestros en su territorio y a que los indígenas prestaran servicio militar, pero luego pidió al presidente Cleto González modificar la política de abandono hacia aquellas regiones.

A la vez, la tradición oral de los indígenas talamanqueños registra que Saldaña se opuso a la presencia de la compañía bananera mediante sabotajes a las plantaciones y a las vías ferroviarias. En 1909, la empresa bananera Chiriquí Land ocupó, con sus cultivos, la mayor parte del valle de Talamanca.

Antonio murió el 3 de enero de 1910, con ocasión de unas fiestas funerarias, al igual que su sobrino José, quien debió sucederlo en el trono. El reporte oficial estableció que ambos fallecieron envenenados por beber tintura de yodo; pero, para cierta tradición oral, esas muertes no fueron accidentales.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s