CR. Ni menos ni más. Sergio Erick Ardón Ramírez*

Cuando los ibéricos llegaron ya esto estaba poblado, desde miles de años atrás, por gentes venidas de otros confines, se dice que de Asia cruzando el estrecho de Bering. Gentes que se desplazaron hacía el sur, cubriendo al final todo el continente, lo que luego los europeos llamarían América.
Detrás de los ibéricos que reclamaban pertenencia, se asomaron tambien en plan de poseedores, ingleses, franceses y holandeses. Todos ellos, los nuevos dueños del Nuevo Mundo tenían por propósito principal enriquecerse, para eso no bastaba con la fuerza de trabajo que encontraron y sometieron. Por eso trajeron de Africa “sobre el mar entre cadenas” a los esclavos negros. Una de las infamias más notorias de la historia.
El resultado de todo esto es la América que hoy conocemos. A la que fueron sumando su sangre y su esfuerzo a lo largo de los años, italianos ,alemanes, chinos, judíos y árabes, entre otros tantos.
A nosotros como parte del Imperio Español, tan vasto, que al decir de Carlos V nunca se ponía el sol, nos tocó ser parte chiquita de una Capitanía, la de Guatemala, y como provincia pobre y alejada, ir llevándola de la mano de Dios. Nicaragua era una provincia más poblada y mejor atendida, más riqueza producía. Los colonos andaluces y extremeños, asignados a poblar y así asegurar la pertenencia y el servicio a la corona, todos, pasaban por Guatemala y Nicaragua antes de llegar acá.
Si en Nicaragua florecían ciudades copiadas de la península con sus nombres, con sus casas, con sus iglesias, con sus mercados, aquí en cambio no pasábamos de pueblos pequeños y casas de adobe y techos de paja. Cuando en León de Nicaragua tenían universidad , aquí no teníamos ni escuela.
Ya independientes y en los albores de ese remedo de repúblicas que fuimos construyendo, quien quería, y podía, ilustrar a sus hijos los mandaba a León.
En Nicaragua el mestizaje fue mayor porque mayor era la población de originales. Igual pasó en las otras provincias de la Capitanía, convertidas ya en Repúblicas medio asentadas.
La población de centro del país, asiento principal de la Colonia, mantuvo, y aún mantiene, ciertas características físicas un tanto diferentes. De ahí la leyenda de nuestra blanquitud. Que llevó, sobre el debilitamiento de los lazos políticos con las otras repúblicas, al racismo de creernos superiores.
Cuando William Walker incursionó con sus esclavistas, no hacía deferencias y hablaba de someter a los pueblos mestizos, nunca nos excluyó. Lo que nosotros veíamos como diferencias destacables él nunca las vió. Tampoco las vió Juanito Mora, cuando avisado de los propósitos de esclavizarnos llamó a golpe de tambor y fuerza de bayoneta, a marchar al norte a ayudar a los hermanos mancillados. Porque para el visionario los nicaragüenses eran eso, hermanos.
El ir y venir entre nosotros ha sido permanente. Hasta la saciedad se ha reconocido que entre nicas y ticos ha habido históricamnete una relación estrecha.
Nicaragua ha sufrido mayores congojas y visicitudes, es cierto, la historia tiene la explicación. Sin embargo no hay entre ambos pueblos diferencias mayores, el dejo, los modismos, cierta forma diferenciada de brindar hospitalidad, en ellos más franca y abierta, pieles de tonalidades ligeramente diferentes, y poco más. Quien haya tratado con nicaragüenses habrá encontrado que rápidamente hay fusión.
Actualmente viven entre nostros muchos miles de nicaragüenses. En la agricultura, en la construcción, en las casas de familia, en un gran número de menesteres aportan mucho más de lo que reciben. Y muchos de nosotros, los costarricenses, llevamos sangre nica en nuestras venas.
Estamos llamados por la geografía y por la historia , amén de la necesidad, a complementarnos, a marchar hombro a hombro por los caminos del futuro.
La insensatez y la grosera discriminación que algunos ignorantes o acomplejados han querido convertir en conflicto, debemos rechazarla de plano, apegados a los mejores valores que tenemos.

*Compartido por Laura Arias

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s