CR. Ayer fue un día nefasto. Ariana Macaya*

“Ayer fue un día nefasto….
Desde primeras horas de la mañana, un pasquín nos recordó a todas las mujeres del país que esta sociedad patriarcal únicamente nos ve como cuerpos… cuerpos que después de ser ultrajados y asesinados, pueden salir topless en la portado sólo para vender periódicos.
Cuerpos que pueden que no pueden viajar solos, que no pueden vestirse como quieren, porque pueden incentivar los deseos “naturales” de los pobres hombres que no pueden evitar violar y matar.
Cuerpos que una vez violentados y hasta asesinados, únicamente preocupan porque dan una mala imagen del país que puede afectar el sector turismo.
Cuerpos que ni siquiera pueden tomar por sí mismos las decisiones más básicas sobre su sexualidad, sobre cuando y cómo ser madres. Cuerpos que, como Offred u Ofglen en el Cuento de la criada, únicamente importan por su capacidad reproductiva. Cuerpos que pueden ser sacrificados a nombre de dogmas religiosos. Cuerpos condenados a la clandestinidad por no tener medios económicos y por vivir bajo el yugo de sociedades terriblemente conservadoras, que no les permiten el acceso a educación sexual, a medios anticonceptivos y abortos seguros.
En la noche, la Sala Constitucional, nos ofreció un nefasto espectáculo jurídico al anunciar con bombos y platillos que habrá matrimonio igualitario… dentro de 18 meses… Ofreciéndole a una Asamblea Legislativa profundamente conservadora, dividida y poco tolerante, la oportunidad de crear múltiples cortinas de humo que entorpecerán la labor legislativa y la aprobación de otros proyectos de ley, para llegar al mismo resultado que, en correcta aplicación de la jerarquía de normas, podrían haber llegado ayer mismo.
Se vendrán 18 meses en donde vamos a oír toda clase de argumentos homofóbicos, en donde se va a enlodar aún más la cancha de los derechos humanos, todo esto porque tenemos una Sala Constitucional incapaz de decidir, de asumir sus responsabilidades, que utiliza toda la amplitud de sus potestades a su conveniencia, que nos ofrece un por tanto lleno de contradicciones, que resalta el único párrafo de la OC24/17 que no estaba dirigido a nuestro país….
Se ofrece una solución salomónica, al buen estilo de la influencia religiosa que planea sobre Calle Morenos y que pretende rescatar una idea ya superada de soberanía y legitimidad democrática. En efecto, le pasa la bola al primer poder de la República, pero este primer poder no tiene, en este caso, margen de acción, únicamente podrá aprobar el proyecto en los términos dados por la Corte y la Sala… y si no lo hace al cabo de 18 meses, la Sala lo hará por ella. La legitimidad democrática no pasa únicamente por el voto de 57 diputados que, seamos sinceros, por la forma de elección no son la verdadera expresión de la soberanía del pueblo. La legitimidad democrática pasa por el respeto a la dignidad humana, a los derechos humanos y a los compromisos internacionales adquiridos libremente.”

*Compartido por Julia Ardón

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s