CR. A mis amigos y familiares cristianos. Sergio Ortiz Pérez

¿Recuerdan como era la convivencia en el país hasta hace unos 9 años de su religión y la católica? ¿Normal, tranquila, cierto?. Uno que otro pleitillo por asunto de adoración de imágenes y ya, no pasaba a más. Cada quien seguía personalmente lo que creía conveniente.

¿Bueno, y recuerdan entonces donde fue que la mula botó a Genaro? Sí, cuando Justo Orozco (motelazo) con Renovación Costarricense y Carlos Avendaño con Restauración (hoy de nuevo diputado) llegaron a ser diputados en el 2010, y empezaron a hacer negocio con la religión y la política, y de paso pretender pasar las decisiones del Poder Legislativo por un filtro meramente religioso, y dejar de lado que se legisla para todas las personas que viven en este hermoso pero desordenado país; ateos y cristianos, heterosexuales y homosexuales, ricos y muchos pobres, trabajadores y patronos.

¿Y recuerdan que todo recrudeció hace unos meses cuando Fabricio, el de las manos limpias, el de La Familia, y su grupo de seguidores cercanos decidieron reafirmar esa mono visión de país religioso que es excluyente per se, al optar por la presidencia y dirección del país?

Exacto, nos acordamos, y aún vemos secuelas y las veremos porque hay 14 diputados empeñados en seguir esa línea, y la inteligencia emocional de un lado y otro tiene ejemplos de escasez fuertes, claro, ni ustedes ni yo vamos a llegar a extremos de insultos vulgares porque ustedes y yo sabemos que es mejor discutir ideas y no ir contra las personas.

Sin embargo, amigos cristianos, ustedes que me leen, ¿será difícil ver qué ese grupo de personas y partidos políticos que decidieron combinar algo tan personal como lo es la religión y creencias con algo tan público como las políticas de Estado, están hoy con varios hechos comprobados, varias denuncias, pleitos entre ellos, y dudas evidentes de que usaron su movimiento “religioso” para hacer negocios y beneficiarse a sí mismos con dineros de las deuda política, de la misma forma en que lo han hecho casi todos los partidos de este país, responsables de que estemos en una situación fiscal deprimente?

¿Valdrá la pena que ustedes y nosotros nos desgastemos en defender o criticar a un grupo de personas que tienen a Dios solo de la lengua para afuera pero que después de ahí son corruptos?

De mi parte no creo que valga la pena, pero amigo cristiano, de mi parte hay algo claro, la política y la religión, a estas alturas de la evolución humana, ya no deben combinarse, y eso lo deberíamos defender ustedes y yo, pues es evidente que a ambos nos perjudicará y de paso luchar por un Estado Laico que no beneficie economicamente a ninguna religión por encima de las demás.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s