COSTA RICA- POESÍA. El vaso de la esperanza. Por Jorge Debravo*

el

Uno piensa que nada le ha quedado en el vaso frutal de la esperanza.

Que todo es un océano de fracaso y que el amor no flota sobre el agua.

Y es que el oído escucha tanta sombra, la boca traga tanta carne amarga, los ojos adivinan tanta muerte en cada soledad, las manos palpan tanto amor con espinas, el olfato huele mucho rencor entre las sábanas…

Sin embargo, la vida no está muerta, la piel del corazón aún tiene savia, los pozos del amor aún echan gotas de algo como sangre o como agua…

Solo falta golpear los tajamares, romper con la piqueta las montañas, llamar a los ancianos, los muchachos, los niños, las mujeres, laa muchachas y decirles que, no obstante la muerte, a pesar del rencor y la desgracia, todavía queda algo, un sarro bueno en el vaso frutal de la esperanza.

Tomado de

NOSOTROS LOS HOMBRES

PREMIO NACIONAL DE POESÍA 1967

*Pseudónimo de Jorge Delio Bravo Brenes

Poeta costarricense. Familia de campesinos humildes y murió a los 29 años. Ganó el Premio Nacional de Poesía Aquileo J. Eheverría 1966

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s