Eternidad

el

Mundo Disgregado

La noche se posa en la rendija de mi alma, deseando verme, deseando recorrerme los deseos, acariciar mis grietas y anidar en mis heridas.

OTOÑO_thumb[2]_1

Llega susurrante de soledades, vestida con mis fúnebres ausencias.
Se aproxima sigilosa, abriéndose paso en las desparramadas nostalgias que yacen en mi habitación.
Me tranquiliza saber que estas aquí. Me calma el calor de tus caricias, el sabor interminable de tu piel. Me abrigan tus brazos protectores, tu mirada que es refugio ante al caos de mi corazón.
Eres tú mi momento de paz, aunque ya no estés aquí.

Ver la entrada original

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s