GUATEMALA. Memoria histórica (tan necesaria). Sergio Erick Ardón Ramírez

En Guatemala el presidente Jacobo Arbenz se atrevió a afectar a la United Fruit Company que era la dueña de miles y miles de hectáreas de las mejores tierras. Arbenz, siguiendo las huellas de su antesesor Juan José Arévalo, quiso devolverle a su país un poco de la dignidad perdida y a los campesinos tierras para cultivar.
La reacción no se hizo esperar, USA consideró aquel acto de reivindicación nacional una afrenta, acusó al presidente guatemalteco de ser comunista, y con la ayuda de militares serviles invadió desde Honduras a Guatemala. Arbenz fue depuesto, muchos de sus partidarios asesinados, y todo volvió a la normalidad.
Mamita Yunai agradeció el “gesto” de su gobierno complacida, y siguió exportando bananos, bañados en sangre.
Esto sucedió no hace mucho tiempo, apenas en 1954. No era nada nuevo, una acción más de la defensa de la democracia contra sus enemigos. Antes había habido otras “travesuras” , y tambien las ha habido despues.
MIguel Ángel Asturias, escritor guatemalteco, Premio Nobel de Literatura, ya había escrito su libro señero. “La Fábula del Tiburón y las Sardinas”.
Nunca es ocioso recordar.

 

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s