CR. “Sin que hubiese camino, caminando…” dijo el poeta Debravo (fotos). edison v-a

Esto escribí hace 4 años.

Navegar en los lagos de Guatemaya es una experiencia inolvidable, aquí estoy en el lago sagrado Atitlán, entonces me dije: “quiero subir a lo más alto de ese volcán (el que está a mis espaldas en la foto”. Y lo hice, subí el volcán San Pedro y llegué a la cima… (comparto foto).

¿Cómo fue esa experiencia?

Subí acompañado, nunca ando solo y si soledad me acompaña, buena compañía es.  Hicimos el ascenso con miles de gradas en el camino, en algún sitio encontramos un mirador, recuerdo que en una de sus columnas escribí un mensaje para nuestro hermano y maestro espiritual Abel Ulloa (quien días después trascendería su cuerpo).  Seguimos el pesado ascenso y casi alcanzando la cima, encontramos una hamaca en el camino… ¡la magia de la montaña y de seres “que van más allá”!  Llegamos a la cima sin más aviso que una tablita con la altitud del volcán.  El descenso fue muy duro por los miles de gradas y porque la última lancha saldría a las 4 de la tarde.  Ese día nadie más hizo el ascenso al volcán San Pedro.  La lancha no salió a las 4, lo hizo casi a las 5.  Regresamos al bello Panajachel.

Hablando de caminos… ¿qué sigue?

Sigue el Sur, quizás en julio, quizás el desierto de Atacama (Chile), quizás el salar de Uyuni (Bolivia), quizás sitios sagrados como Tiawanaku y Titikaka (Bolivia y Perú).  Si lo logro, en el camino les iré contando la historia.

 

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s