CR-NICARAGUA. Las universidades frente a la represión en Nicaragua. Abelardo Morales-Gamboa

el

El silencio y la amargura:
Las universidades frente a la represión en Nicaragua.
Abelardo Morales Gamboa (*)
En el momento en que escribo estas reflexiones intento indagar sobre la posición, los pronunciamientos y las acciones que se hayan emprendido desde las universidades de los países centroamericanos, tanto públicas como privadas, así como de parte de la Confederación Superior Universitaria Centroamericana (CSUCA) sobre el conflicto político interno de Nicaragua.
Mi inquietud no se dirige a saber si las autoridades del CSUCA tendrán o no un fundado conocimiento sobre la compleja situación de ese país; sino a conocer si han emprendido iniciativas en relación con inaceptables actos de agresión en contra de las Universidades no adeptas al grupo gobernante, así como el encarcelamiento, desaparición y asesinato selectivo de estudiantes y de población civil por parte de fuerzas policiales y grupos paramilitares, resguardados a su vez por fuerzas policiales y grupos adeptos al régimen.
En el momento en que escribo esta nota los asesinatos suman más de noventa, la mayoría de las víctimas son estudiantes, como también son la mayoría de detenidos y desaparecidos. Solamente he leído un pronunciamiento del Rector de la Universidad de Costa Rica del 20 de abril de este año. Desconozco la posición del resto de rectores y órganos superiores de las Universidades costarricenses como las demás de la región, me preocupa mi ignorancia porque intento estar al día de los asuntos universitarios que es el medio en el cual me desenvuelvo.
Digo esto porque las agresiones en contra de las Universidades y los universitarios son parte de la oscura historia de los regímenes autoritarios en Centroamérica y como lo muestran acontecimientos del pasado reciente en Honduras y ahora en Nicaragua, no parecen haber desaparecido del escenario social de nuestro entorno.
Cuando las universidades y los universitarios fueron víctimas de la represión militar, las universidades costarricenses y el CSUCA, cuya Secretaría General estaba entonces en Costa Rica, activó una serie de dispositivos para ofrecer solidaridad y ayuda a los colegas perseguidos. Pero la condena vehemente de aquella represión no se hizo esperar. Ya ha transcurrido más de un mes desde que las protestas y la represión comenzaron a extenderse sobre la capital y otras ciudades nicaragüenses y tanto silencio provoca no solo preocupación sino también mucha amargura.
(*) El autor es profesor de la UNA y de la UCR y fue profesor de universidades en Nicaragua.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s