HONDURAS-COMAYAGUA. Una luz de esperanza. Freddy Miranda Castro

Comayagua es la ciudad más linda de Honduras, a partir de las 5 de la tarde. El calor se aleja y desde las montañas baja un viento fresco que le da a esta añeja ciudad poblada de tejas, la temperatura perfecta. En el nuevo paseo que se articula desde la casa de la juventud a la casa de la moneda, hay restaurantes y cafés, para los parroquianos es la calle europea de la ciudad. Esta casa colectiva cambia con el tiempo, se mejora a sí misma y desarrolla su tejido de civilidad, su convivencia colectiva.

Comayagua está tranquila y pareciera ser el reflejo del resto del país. No hay manifestaciones, la gente va al trabajo, a las escuelas y al surco. El fraude rumia en la mente y en las conversaciones de muchas gentes, pero la población está cansada y los liderazgos son confusos y obtusos, en especial Mel. Afuera, nadie habla de Honduras y la OEA es selectiva, sobre dónde defiende los derechos humanos y dónde tolera fraudes, asesinatos desde el poder y otras atrocidades. Honduras está en la segunda lista.

Los clamores de desesperanza con el país son la norma. Pero hay un lugar que brilla como una candileja en lontananza, Comayagua es el secreto mejor guardado de Honduras. Su alcalde va para 24 años de gobierno ininterrumpido y en cada elección obtiene más votos, algo que contradice todas las hipótesis sobre el ejercicio del poder, a Carlitos Miranda, no lo desgasta, lo fortalece. En su primera elección le votaron sus partidarios liberales. En la última del año pasado, le votaron los liberales, los nacionalistas, los de libre, los católicos, los evangélicos, los pobres y los ricos también. La ciudad era una; cuando él inició y es otra 24 años después. La ciudadanía no pagaba impuestos entonces y ahora lo hace con puntualidad danesa.

El nuevo aeropuerto internacional del país estará en Comayagua y el principal corredor logístico nacional tendrá su centro aquí. Se espera que en los próximos 15 años se pasé de 150 mil habitantes a 250 mil y la alcaldía se prepara para ello.

Las claves del éxito son sencillas. Profesionalismo; una administración austera, nada de altos salarios y el 60% del presupuesto municipal se gasta en obras y en la ciudadanía. Una transparencia a prueba del tiempo y de la vanidad. Así como jugar al futbol todos los jueves en la noche con los empleados de la alcaldía, eso sí siempre y cuando le pasen la bola al acalde y lo dejen tirar los penales. Una relación cercana y horizontal con el personal, solo cuando sea necesario se aplica la autoridad del cargo.

La cooperación internacional adora trabajar con esta alcaldía. Hace 8 años con los daneses se construyó el mejor relleno sanitario del país, sistemas de agua potable y tratamiento de aguas residuales. Hoy no solo funcionan mejor, también se han ampliado y me encuentro con la cooperación japonesa que va a construir un sistema de agua potable por un monto de 25 millones de dólares, para que la ciudad este preparada para el crecimiento que va a experimentar en los próximos 20 años.

Traté de convencer al alcalde de Comayagua para que se venga administrar la alcaldía de San José, a ver si allí pasa algo. Sonrió, me hizo un guiño y me dijo: – Tal vez en mi otra vida, Don Freddy.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s