EUA. Desparpajo. Sergio Erick Ardón Ramírez

Gina Haspel es la apuesta de Trump para dirigir la CIA. Escogencia cabal y acorde con lo que este obtuso presidente piensa.
Ella, mujer de 61 años, dejó sus dientes de leche en la “benemérita” institución del crimen legalizado. Es ya veterana y se ha alineado siempre con los duros. Agente de siempre, participó personalmente en sesiones de torturas de aquellos considerados enemigos.
Ahora, en las sesiones frente a los senadores, se ha negado reiteradamente a considerar inmoral el uso de la tortura. “Para defender la libertad y mi país todo vale”, se cuenta que alguna vez afirmó.
Miss Haspel, evidentemente nunca ha sido torturada. Para quienes lo hayan sido, de una u otra manera, y hayan conocido los métodos que se emplean para conseguir “confesiones”, claudicaciones o delaciones, no nos cabe duda alguna que la tortura es un método inmoral, inhumano, aborrecible, condenable siempre. Sin excusa posible. Aplíquela quien la aplique.
Pero la moral debe tener un sustento humano que esta señora y su padrino no tienen.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s