CUBA-CR. Hola. Sergio Erick Ardón Ramírez

el

 

Hace quince días que tardamos 3 horas y 45 minutos en volar del Santamaría a La Habana, en un Aerospaciale italo francés de hélice. Ayer, el mismo recorrido de cerca de 1800 kilómetros de Mar Caribe que nos separan de Cuba, lo hicimos en dos horas y cinco minutos en un Antonov a chorro.
Mucho traigo para contar, y me encuentro aquí al llegar, que mucho me deben contar. Ayer durante toda la tarde Julia y Xinia empezaron a hacerlo, hasta que les dije “no más, me muero de sueño”.
Son las cuatro de la madrugada y he vuelto al teclado, que está descansado, mucho más que yo. Me he desvelado. Entre las emociones de Cuba y lo que me encuentro aquí, no es fácil conciliar el sueño. Por ahora poco más puedo decir, pero si les adelanto que entre afirmaciones y sorpresas, se refuerza mi optimismo. Hay cosas que estan sucediendo, tanto aquí como allá, que lo justifican.
EL ABRAZO A MIS AMIGOS DEL ALMA, Y EL SALUDO A LOS QUE NO LO SON.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s