CR. ¡Jurao! Por Max Porras*

Recientemente me hicieron una operación por una desviación del tabique nasal, las curaciones son bastante dolorosas porque para limpiar, el doctor tiene que meter unos tacos hechos con gasa y del tamaño de un dedo adentro de la nariz; uno siente que le están barrenando el cerebro y cuando se lo sacan solo alguien cédula cinco como yo, aguanta el dolor sin quejido alguno.

Cabe mencionar que el doctor se nota que es una excelente persona y el tema de conversación (como siempre conmigo) es sobre política.

—Doctor— le digo— creo que eso me llega hasta el cerebro, hasta podría decirle que siento cuando me mata algunas de las pocas neuronas que me quedan.
—jajajajaja— se ríe y me responde:
“Entonces cuando termine con usted, lo voy a dejar apenas para que vaya y vote por Fabricio”

Si no me creen, los entiendo.

*Max Porras, mensajero Caminante del Sur

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s