CR- LIBERIA. Me siento asqueada! Por Stephanie Aguirre Castillo

ASQUEADA, así me siento hoy, al ver tantos irrespetuosos, intolerantes e incomprensibles jugando a ser Dios detrás de una pantalla. “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”, es el más importante, lo saben y para que más o menos entiendan.

No me considero una persona religiona, a pesar de haber crecido dentro de una familia evangélica, pasé mi infancia en la Iglesia, fue muy bonito, me inculcaron excelentes valores, HACER EL BIEN.
Las personas que conocí dentro de la misma eran personas de bien, amables, respetuosas, bondadosas, o por lo menos eso me mostraron en ese momento. También está la otra cara de la moneda, del padre que se enriquece, que “ayuda” a la gente más humilde pero lo irónico es que tiene una mansión, tres carros y una vida llena de lujos (saquen sus conclusiones).

Al día de hoy, me gusta pensar que no estoy de acuerdo con MUCHOS aspectos de cada una de las religiones de las personas cercanas a mi, de hecho, no me gustan las religiones porque dividen, pero ese es mi criterio.
Lo único que me interesa es que esas personas sean buenas, de fiar, sentir su energía positiva, vibrante y felicidad.

A lo que quiero llegar es que, en algún momento de nuestras vidas nos cuestionamos hasta la manera de andar. Cada individuo es un ser único, pensante y así como solos nacemos, solos moriremos, nuestra vida es algo que nadie más va a presenciar, si no nosotros (aunque suene trillado), Y QUÉ QUEREMOS? Qué es lo que la gente busca toda su vida?: LA FELICIDAD.

Si no dejamos que las personas que NO SOMOS NOSOTROS sean felices, señores, ustedes tienen un serio problema existencial.

Mi familia es hermosa, son mi felicidad y sin ellos nada tendría sentido, pero esa es mi perspectiva de “felicidad”, lo que me llena y me impulsa todos los días.

“A mis hijos los educo yo”, sí obvio, Dios guarde los padres no educaran a sus hijos, pero si es nuestro deber, lo sabemos de antemano, nadie va a llegar y quitárselo para sentarlo en una mesa y decirle: “vea papito, la felicidad se encuentra así…” o por lo menos esa es mi forma de educar a mis hijas.

Rubén y yo conversamos todo el tiempo sobre la educación de nuestras hijas y siempre llegamos a la misma conclusión: QUEREMOS QUE SEAN FELICES Y QUE HAGAN EL BIEN SIN IMPORTAR QUÉ.

NO IMPIDA LA FELICIDAD DE SU PRÓJIMO, porque no le está robando, asesinando, mintiendo, no le hace daño a nadie.

Recuerde que algún día ese prójimo podrá ser su hijo o hija y le va a impedir ser feliz?

Así como usted encuentra su felicidad en la palabra de Dios, yo en mi familia, el vecino en las motos, el gordo en la comida, el fit en el gimnasio, mis amigos homosexuales van a ser MUY FELICES casándose con su pareja y obteniendo los derechos que de por sí ya merecen! Porque son el prójimo, hay que amarlos y el amar es felicidad.

NO SEA INTOLERANTE Y RESPETE A LAS PERSONAS.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s