CR. Un acto de justicia. Por Eduardo Zúñiga

Desde ayer, día en que se dio a conocer la decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, los abogados, por ejemplo, están facultados para celebrar matrimonios entre personas del mismo sexo y el Registro Civil, debe inscribirlos. Tales los alcances de la sentencia de la CIDH que establece que, donde existan figuras legales que no cubren a las familias homosexuales, éstas deben ser aplicadas sin distinciones y en caso de que haya dificultades propias del ordenamiento jurídico de un estado para hacerlo, los efectos de tales figuras, deben ser aplicados a todas las personas mientras se hacen las reformas legales y cambios necesarios.

En otras palabras, desde ayer, pueden celebrarse matrimonios entre personas del mismo sexo y deben inscribirse como tales, con todos los derechos y obligaciones que de tal acto se deriven. Igual, las personas transexuales pueden cambiar su nombre y su género ante el Registro Civil sin más requisito que su voluntad.

Yo me alegro y felicito a quienes han dado esa lucha por conseguir una sociedad más inclusiva, más democrática, más humana. Es un gran avance, un acto de justicia ante una situación de discriminación que nos avergonzaba, aunque quedan para el futuro tareas sociales como hacer prevalecer la tolerancia, el respeto y erradicar prejuicios. Pero ya las nuevas generaciones están trabajando en eso.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s