CR. La huerfanita, la hija del comunista… Por Rocío Céspedes Rodríguez

Desde muy pequeña, no entendía porqué las personas al verme decían: “ah, esta es la huerfanita”. Y yo no entendía. Algunas hasta se me acercaban y me regalaban un “cinco”. Y yo me sentía triste. Eso no me alegraba. Luego, cuando estuve un poco “más grandecilla” las personas al verme me decían: ah, “esa es la hija del comunista”. Y yo no entendía y me sentía triste. Eso no me alegraba. Ya siendo adolescente, las personas al verme me decían: “ah esa es la purera”. Y yo me sentía triste, eso nunca me alegró. Ahora me sentía señalada y humillada, pues no lograba entender las cosas como hoy. En fin siempre hubo un adjetivo que ocultó mi yo. Siempre hubo un dedo apuntando lo que yo creía era mi intimidad. Hoy al conocer el fallo de la Corte Internacional, pensé que a mí nunca se me señaló como heterosexual…por qué? De seguro si hubiese sido homosexual, ese dedo apuntador seguiría ahí. Y estoy segura que a mi edad no ne sentiría triste, NO. Y ello posiblemente porque si algo me enseñaron esos dedos apuntadores, fue a entender que la mirada maliciosa y obscena solo proviene de quienes llevan en su conciencia el odio y la vergüenza de ser ellos. Ese dedo apuntador en realidad apunta sus propios dolores. Ese dedo apuntador señala sus propios miedos, sentimiento que yo JAMÁS experimenté al ver el dedo que me apuntaba. Hoy el logro alcanzado gracias a la lucha de la población LGTB…( que justamente no tienen porqué luchar por un derecho tan humano, como el derecho a amar) ha desaparecido el dedo apuntador… Desde mi heterosexualidad les abrazo y me hacen sentir profundamente orgullosa de ustedes. Se ha vencido el odio se ha ganado la esperanza en un mundo más auténticamente humano y más profundamente cristiano. Me uno como la que más a su alegría, a su más sagrado sentimiento de ser uno o una con el otro o la otra. Ese dedo acusador se ha quebrado hoy, y se caerá y con él desaparecerá un mundillo en el que no venció el odio. A ustedes, a mí, a nosotros y nosotras, a ellos y a ellas, les recuerdo que no hay una razón más extraordinaria que invite a vivir, como el AMOR. Hoy es un día especialmente hermoso para invitar al amor a pasar adelante.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s