CR. No todo está perdido. Por Abelardo Morales-Gamboa

el

Esta mañana salí a correr pero no pude. Por una lesión en la rodilla, decidí mejor solo caminar. Pero en la ruta me paré en una caca de perro. Eso se llama tener suerte en estos tiempos electorales tan nublados. Regresé a mi casa, luego de limpiar rigurosamente el zapato. Me duché, desayuné y luego salí a tomar el autobús. Ya en él trataba de concentrarme en lo mío, pero una conversación en el asiento de atrás atrajo mi atención… “es que usted nunca se me declaró…”, decía la mujer. Y el hombre alegaba: “es que a mi me costaba…”. “¿Y usted que pensó… que lo iba a esperar toda la vida?… Ya a mi me estaba dejando el tren” … Bueno, la conversación continuaba, pasando a otros temas. “Pero ya ve, dijo el hombre, hasta que nos volvimos a encontrar, ya nos convenía …” Así siguieron tomados de la mano. En el asiento de al lado, una chica hablaba a su celular, forrado en un estuche que se me pareció a los camarines en los que se enfundaba las imágenes de los Santos que andan visitando de casa en casa. Solo le faltaba la alcancía para las monedas. Imaginé que ella no conversaba, sino que rezaba. Así terminó el viaje al centro de San José…

No todo está perdido, todavía tenemos lugar para el realismo mágico de lo cotidiano.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s