CR-POESIA. Encuentro del cóndor y el quetzal. Por Edison Valverde Araya

Encuentro del cóndor y el quetzal

a mis hermanas y hermanos del CADI Inti Watana de Bolivia

y Sueño Quetzales de Costa Rica.

A principios de la cuenta nueva,

hermanos quetzales y hermanos cóndores se abrazarán,

entonces ellos de sol y maíz, junto a montañas y pueblos,

disfrutarán armonía, paz y felicidad.

I

Los quetzales viajarán al Sur

(porque algunos se han atrevido

a trazar un Sur en sus vidas)

partiendo de las tierras del jilguero y la guaria morada,

tierra abonada con la sangre y el ejemplo del cacique Pabru Presberi,

el presiente Juan Rafael Mora

y el poeta Jorge Debravo.

II

En el Sur se abrirá un enorme sol -el padre Inti-

los nevados Illimani y Huayna Potosí

y palpitarán mil corazones de bronce como tambores,

palpitarán para dar la bienvenida a los hermanos quetzal.

III

Los quetzales extenderán su larga cola

como cometas desprendidos de su galaxia,

haciendo posible el encuentro de Dios con los hombres,

del cielo con la tierra, del sueño con la realidad.

IV

El cóndor portará la resistencia del minero

la sabiduría del indio, la belleza de la juventud

y la arrechura del pueblo en sus héroes:

Bartolina Sisa, Tupaq Katari y los “desconocidos” de siempre.

El volcán Turrialba y el río Reventazón se encontrarán

con las guas del sagrado Titikaka,

el génesis aymara y quechua será uno

con el génesis bribri y cabécar,

muchos granos de buen maíz, calientitos por el padre sol,

germinarán en la tierra nueva para dar abundante y buena vida.

VI

El encuentro será en verano,

del abrazo fraternal y solidario surgirá la comunidad del amor

donde cabrán cientos, miles y millones de niños, luciérnagas,

jóvenes, mariposas, adultos, robles, aguas y vientos del Sur,

del norte, del este y del oeste;

mientras las notas de una quena, un charango,

una guitarra, un tambor, una zampoña, una ocarina,

acompañarán el abrazo eterno

el amor eterno.

***

Luego el quetzal partirá en busca de alimento

en busca de los árboles de aguacatillo

mientras el cóndor volará alto para anunciar al mundo

que nada ni nadie podrá detener la madrugada.

***

*Poema escrito en diciembre 2003 -hace 14 años-, con motivo de viaje que realizarían ocho miembros quetzales a Los Andes (Perú y Bolivia) en enero 2004 y que sería presentado con gran éxito en uno de los teatros de La Paz.

*El CADI Inti Watana de Bolivia recién ha celebrado su aniversario número 20, mientras Sueño Quetzales sigue allá arriba, cerquita del volcán Turrialba.

*Poema incluído en libro “Cuncumén, murmullo de agua”, Edison Valverde Araya

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s