CR. Misterio develado. Por Sergio Erick Ardon Ramirez

Cuando renunció Celso Gamboa al Ministerio de Seguridad y fue nombrado Gustavo Mata. Muchos tuvimos una mezcla de alivio y de incertidumbre. Alivio porque Gamboa por sus antecedentes y sus posturas parecía demasiado “segurista”, con poca comprensión de que los problemas de seguridad hunden sus raíces en las carencias sociales. Mata venía a ser un total desconocido. Nadie daba razón de él y menos del porque el presidente Solís había escogido a este desconocido para encabezar un ministerio de la mayor importancia. Ministerio en el que, si algunos cambios, aunque fueran menores, había que hacer, estaba entre los prioritarios. Un gobierno consciente de la necesidad de darle una orientación cada vez más civilista a los aparatos represivos, tendría que haber colocado a la cabeza de ese ministerio a un político conocido, moderno y progresista. En las filas del PAC tiene que haberlos, o en su defecto, alguien con esas condiciones entre los social cristianos, donde Luis Guillermo ha buscado tanto apoyarse.
Pero no, fue nombrado Gustavo Mata. Nadie atinaba a explicar el porque.
Todo este lio del grueso error cometido por los huelguistas del Poder Judicial, con relación a la entrega de cuerpos a los dolientes, ha traído luz sobre este asunto. Parece ser que el hoy magistrado Gamboa, del que se conocen ambiciones mayores, tiene en su sucesor un aliado, que él al dejar el Ministerio recomendó.
El presidente que no pocas veces peca de ligero, accedió. Las complicaciones están a la vista.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s