Bosques Hermanos: La finca que pasó a llamarse Yurru-Zú. Por Marcos Chinchilla Montes

A ver… luego de haber realizado el trámite formal de compra de la finca, pensé en que tenía que tener un nombre, una identidad, un alma propia; era una forma de superar el trato de “mi finca”, para entendernos en una relación de seres que se encuentran y crecen en un espacio y en tiempo donde se hermanan en un vientre en el que existe reciprocidad, consonancia y mutua protección y afecto.

Primero pensé en nombres de culturas indígenas de nuestra América: mayas, aztecas, incas, pero me dije que no, que tenía que ser de Costa Rica. Busqué en varios textos que tengo en casa, y luego de un rato de encontrar palabras, me dije que no, que tenía que ser de los indígenas que habitaron la zona de Acosta, quienes resultaron ser los huetares, y que se extendieron en el Valle Central y en la zona aledaña a los ríos Virilla, Tárcoles y Reventazón

Luego de una investigación en la red, me topé con la mala noticia de que no quedó registro del idioma huetar (la colonización española lo extinguió al someter su cultura), la esperanza sigue siendo encontrar un catecismo que se hizo y que registraba buena parte de ese vocabulario.
Encontré un texto que analizaba un poco la situación linguística, afirmando, desmintiendo, confrontando ideas; y habían algunas cositas interesantes para tomar en cuenta…, entre ellas venía la palabra “yurru”, que en huetar significa manantial, y claro, como en la finca había una naciente… pues no le vendría nada mal lo de yurru, además, tenía el recuerdo de Carmen Lyra y su entrañable cuento de Tío Conejo y el yurro.
Y resulta que más adelante se debatía sin llegar a acuerdos sobre el sufijo “zu” (sin tilde), que significa cerro (y que aparece hoy en día en lugares como Escazú, Tarrazú, Irazú entre otras).

Así las cosas, sin un idioma vivo, consiente que el lenguaje lo construimos y deconstruimos nosotros todos los días (que lo diga el tapachichi), y soñando una relación de amor y sincero encuentro, construí la expresión “Yurru-Zú”, que en español vendría a significar “Manantial del cerro”.

Quizás los pueblos huetares nunca tuvieron esa expresión, o a lo mejor, luego de varios siglos de impuesto silencio, resucitó y se volvió a escuchar por esas montañas las voces “Yurru-Zú”.

*El 6 de mayo se realizó ceremonia de agradecimiento a la vida y la madretierra en Yurru-Zú.
*Yurru-Zú se encuentra a 1 km del bosque hermano Chirraca

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s